Procesos de selección

La personalidad del candidato, clave en los procesos de selección

Analizar la personalidad del candidato es un elemento clave que debe articularse en un proceso de selección junto con su experiencia y competencias.

 

En la búsqueda del candidato ideal, el factor principal que se tienen en cuenta es que reúna unos conocimientos y competencias técnicas específicas. Sin embargo, la búsqueda en base a estos parámetros puede no ser siempre suficiente.

En un proceso de selección, no solo estamos integrando una nueva pieza en el engranaje productivo, sino que estamos modificando el equipo de trabajo. El nuevo empleado o empleada interactuará con el resto del equipo, sus superiores, sus clientes o proveedores y su entorno. La experiencia y las competencias técnicas nos asegurarán, por lo tanto, que el candidato sabrá hacer su trabajo, pero no sabemos si la comunicación con el resto del equipo será la adecuada, si se adaptará al organigrama y metodologías de la empresa o, simplemente, si se llevará bien con sus compañeros generando un buen clima de trabajo.

Cuando la comunicación y la relación no es buena, baja la productividad y la calidad del trabajo. Un candidato que no encaje supondrá un fracaso en el proceso de selección. Por este motivo, es importante analizar la personalidad del candidato y definir el carácter idóneo para el puesto para el proceso de selección. En este sentido, hay mucho trabajo por hacer desde el primer contacto con el candidato.

En una entrevista de trabajo difícilmente podemos profundizar en la personalidad del candidato y en los rasgos personales para el puesto. Hay que marcar unos objetivos y estudiar cada caso en profundidad para:

  • Diagnosticar la personalidad de los miembros del equipo.
  • Estudiar la personalidad y expectativas del responsable directo.
  • Evaluar el entorno laboral, tanto físico como las tareas y relaciones que deberá mantener el empleado en su día a día.
  • Identificar la personalidad idónea que estamos buscando y relacionarla con la de los candidatos que tenemos.

El resultado deberá articularse con la experiencia, conocimientos y competencias del candidato para conducir el proceso de selección con éxito. Es importante llevar a cabo esta exploración multinivel. En Montaner & Asociados, por ejemplo, tenemos una metodología propia, el test BSM (Batería de Selección Múltiple) que permite valorar al candidato desde todas las perspectivas que pueden afectar a su rendimiento, según los requisitos del puesto de trabajo y de la persona.

Al final, el objetivo es minimizar la incertidumbre en la contratación conociendo mejor la personalidad del candidato y, por ende, consiguiendo mayor satisfacción en la relación laboral, tanto del cliente como del nuevo empleado.

  • Contratación
  • Descripción puestos de trabajo
  • Equipos de trabajo
  • Headhunting
  • Personalidad del candidato
  • Procesos de selección
  • Test de personalidad
Eva Espinosa Responsable de selección