Desarrollo profesional

Por qué trabajo temporal y trabajo precario no son sinónimos

Temporalidad y precariedad no tienen una relación directa y la cualificación exigida y las diferencias salariales existen de igual forma en los contratos indefinidos y en los contratos temporales.

Leía el otro día un artículo publicado en El Confidencial en el que se hablaba de la creciente precarización del trabajo en España. Observé, una vez más, cómo el concepto de temporalidad se elevaba al de precariedad. No deja de ser curiosa la utilización de un término cuantitativo (temporalidad: cantidad de tiempo) como sinónimo de otro cualitativo (precariedad: condiciones laborales).

En efecto, el trabajo precario existe, está extendido y hay que luchar contra él. Pero no parece que el foco para acabar con él sea el adecuado. El foco no debería fijarse en la temporalidad sino en la economía sumergida, en los falsos autónomos, en la falta de seguridad en el trabajo o en los sueldos por debajo del convenio y un largo etcétera.

Hablar de contrato temporal o contrato indefinido, no debería ser motivo, a priori, de ningún tipo de juicio de valor, pues cada cual cumple sus funciones, no son el “trabajo malo” o el “trabajo bueno”. El trabajo temporal, sin ir más lejos, tiene algunos puntos fuertes que deben reconocerse, de los que destaco:

  • A menudo ejerce de puerta de entrada al mercado laboral o es un paso previo a la entrada en la empresa en cuestión.
  • La flexibilidad que aportan los trabajos temporales puede aportar una mayor capacidad de adaptación a situaciones cambiantes a lo largo de la vida del trabajador o de un período determinado.
  • Muchos trabajadores con dificultades para acceder a empleo encuentran oportunidades mediante el trabajo temporal. Un ejemplo claro en este sentido puede ser el caso de jóvenes, a quienes se les pide una experiencia laboral que pueden adquirir mediante este tipo de contratación.
  • El paso por más trabajos en empresas distintas, permite un aprendizaje constante, algo importantísimo en un mercado laboral cambiante como el de hoy.
  • Pueden ser muy útiles para construir una red de contactos profesionales. En este caso, a menudo muy por encima de las posibilidades que presentan los contratos fijos.

Parte de esa falsa relación directa entre temporalidad y precariedad proviene de la asociación que hacemos, como un automatismo, con empleos de baja cualificación y baja remuneración. Pero la cualificación y los sueldos existen de igual forma en los contratos indefinidos. Es más, nos olvidamos en muchas ocasiones que, desde 1.996, por ley, los sueldos de los trabajadores temporales se deben equiparar a los sueldos de la empresa contratante.

El trabajo temporal en España en cifras

Tener clara esta diferenciación fundamental entre precariedad y temporalidad nos ayuda a leer los datos y a tomar distancia frente algunas afirmaciones. Todos tenemos claro que las cifras relativas al trabajo temporal en España muestran su creciente importancia en nuestro mercado laboral. El Informe Anual del Banco de España 2016 señalaba que el 54% de los puestos de trabajo creados desde 2013 son temporales.

Este dato, por sí solo, como vengo diciendo, es demasiado opaco como para establecer conclusiones. ¿Y si todo ese 54% de puestos de trabajo temporales está respondiendo a las expectativas de los trabajadores? No podemos saberlo solo con ese dato.

Presente y futuro del trabajo temporal

¿Cuál es el futuro del trabajo temporal? ¿Es preocupante esta tendencia al alza de los contratos de duración limitada? Para analizar estas cuestiones no podemos olvidar el marco económico y las tendencias del mercado. El sistema productivo se ve cada vez más obligado a adaptarse a continuos cambios, lo que le exige una gran flexibilidad y está potenciando cada vez más relaciones de trabajo colaborativas. Por todo ello, la externalización de servicios está permitiendo a las empresas adaptarse sin incurrir en grandes costos ni cambios masivos en sus plantillas.

Desde el punto de vista del trabajador, tal y como señala la Memoria del director general de la OIT sobre la Iniciativa del centenario relativa al futuro del trabajo, está llegando a su fin el “trabajo para toda la vida”. Y esto será así a todos los niveles, tanto en los perfiles de baja cualificación como en los altamente cualificados y con grandes salarios. En estos momentos, de hecho, ya estamos en este punto. En al artículo “Cómo encontrar a esos ansiados candidatos expertos en tecnología” ya apuntábamos la tendencia de los perfiles tecnológicos hacia el contrato temporal o por obra y servicio, algo que se está extendiendo irremediablemente a todos los sectores y que ha llevado a la CEOE a pedir carta blanca para las empresas para dar toda la flexibilidad posible a la contratación temporal.

Trabajo temporal cualificado

Es una tendencia. Olvidemos ya esa asociación mecánica que para muchos une temporalidad y baja cualificación. Pensemos por ejemplo en el outsourcing de funciones estratégicas o especializadas, en contrataciones interim de alta dirección, en autónomos y trabajadores “por proyectos” o en trabajos colaborativos a través de la nube. Pensar en todos ellos no se asocia a la precariedad, ¿verdad? ¡Pues también ellos tienen un contrato temporal! Y no parece que sea una tendencia pasajera. Ha llegado la hora, entonces, de dar al trabajo temporal el trato que se merece y dignificarlo, en contraposición al trabajo precario, que no lo queremos para nada.

Temporal Quality: La compañía mejor valorada en trabajo temporal, superando a las grandes competidoras

Dignificar el trabajo temporal significa tomar en consideración este tipo de contrataciones como lo que son: claves para la empresa. Por lo tanto, exige un gran conocimiento del sector por parte de los responsables de selección así como de los candidatos disponibles, y por supuesto requiere un enfoque que posicione en todo momento a las personas en el centro. En este sentido, desde Temporal Quality, la empresa especializada en trabajo temporal de Grup Montaner, con el objetivo de mejorar sus servicios y conocer la visión de los propios candidatos y empresas, ha realizado recientemente un estudio de marca en el que la valoración de los candidatos supera a todas las grandes competidoras del sector.

Estudio de marca de Grup Montaner (2017)

Dicho estudio ha analizado diversos puntos clave del proceso de selección tales como:

  • Asesoramiento y acompañamiento durante el proceso
  • Claridad y transparencia de la oferta
  • Confianza y empatía del entrevistador
  • Agilidad en la gestión administrativa
  • Proceso de la entrevista
  • Información actualizada durante el proceso
  • Ser considerado para otras ofertas

De todos estos aspectos fundamentales se ha obtenido una valoración media de 3,6 sobre un total de 5, siendo la más alta entre las empresas de trabajo temporal estudiadas. A pesar de todo, no nos conformamos, y ya estamos estudiando los resultados para implantar mejoras que optimicen todavía más estos procesos. Hoy, somos más conscientes que nunca de la importancia de dignificar el trabajo temporal, como una opción más de contratación.

  • Captación de talento
  • Competencias
  • Experiencia del empleado
  • Recursos Humanos
Joan Manel Montaner Director Grup Montaner