7 Claves para liderar el cambio en momentos de incertidumbre

7 Claves para liderar el cambio en momentos de incertidumbre - Montaner&A

«Los líderes sobresalientes hacen un esfuerzo extra para aumentar la autoestima de su personal. Si la gente cree en sí misma, es increíble lo que pueden conseguir»

Sam Walton

Y tenía toda la razón del mundo cuando decía esto el fundador de Walmart. Un/a buen/a líder debe promover la autoestima de los trabajadores/as, pero es que esto es aún más importante en tiempos de incertidumbre.

En general, es vital fomentar un buen liderazgo en una empresa, pero esto se hace más necesario en tiempos difíciles o de crisis.

Cualquier tiempo de crisis suele ser una prueba de excelencia para el liderazgo. Es una situación en la que la incertidumbre se apodera de las empresas y los cambios son casi diarios. Además, son tiempos en los que las actuaciones de los/as líderes marcarán el devenir de la empresa y de todas las personas que tengan a su cargo.

De hecho, la principal función del liderazgo, hoy en día, es conducir al equipo desde la incertidumbre hacia la seguridad y lograr que se sienta cómodo para que pueda conseguir los mejores resultados.

La capacidad de reacción, de decisión y la orientación son los rasgos que distinguirán un buen liderazgo cuando el escenario económico o social juegue en nuestra contra.

Claves para ejercer un buen liderazgo en tiempos de crisis

Se pueden definir muchos tipos de liderazgo la cuestión es que, en momentos de incertidumbre, hay algunos aspectos básicos que son transversales:

1. Escucha de manera activa y empatiza con tus compañeros/as

En situaciones de crisis cada persona reacciona de una manera distinta y afecta de diferente manera a su desarrollo laboral. Es importante prestar especial atención a las necesidades de todas y cada una de las personas de tu equipo y ayudarlas a conseguir estabilidad emocional.

Muchas veces con solo animar a las personas a contarte sus problemas, puede disminuir su nivel de ansiedad y estrés, ayudando a mejorar los resultados.

La empatía te será de gran ayuda. Ten en cuenta las circunstancias de cada persona y trátala como te gustaría que te trataran a ti. Hacer que tu entorno se sienta escuchado y comprendido tendría que ser una de tus principales prioridades en una situación sobrevenida.

El liderazgo debe preocuparse por las personas, primero, y después, por su rol de equipo.

Saber a qué tipos de personalidades te enfrentas, facilitará tu labor. Por eso, es importante haber aplicado la empatía desde el inicio de la relación laboral con tu equipo. 

No desarrollar este tipo de relaciones puede ser muy negativo, ya que dificultará el compromiso de los trabajadores/as. Y, en consecuencia, bajarán las posibilidades de lograr los objetivos de la empresa.

2. Proyecta honestidad y confianza

El liderazgo no es perfección; más bien al contrario. Es un constante crecimiento junto al equipo. Hay cosas que no sabes, y no saberlas y, además, comunicarlo, refuerza tu liderazgo, aunque te cueste creerlo. La sinceridad es clave para generar confianza, y el liderazgo se basa en eso, la confianza mutua.

En esta misma línea, es de suma importancia mantener un flujo de información constante. No puedes esperar a que los rumores se extiendan y tomen el control, ya que esto afectará negativamente a la confianza del equipo (nervios y angustia) y a la productividad (distracciones) y para ello debes reunirte periódicamente con el equipo para actualizar la información y analizar la situación.

Tienes que transmitir los objetivos empresariales a corto plazo en todo momento y estos deben ser claros, concretos y alcanzables.

No cometas el error de querer mostrar una postura de optimismo y tranquilidad en una situación de incertidumbre, porque eso provocará un rechazo general.

3. Motiva e involucra al equipo

Desarrolla planes de actuación en los que tenga que participar todo el personal y en los que se promueva la creatividad y la innovación.

Reconoce los resultados y logros que se vayan obteniendo, por otro lado. Esto dará energía al equipo y le mantendrá motivado para seguir avanzando, especialmente en tiempos de incertidumbre o crisis.

Es imprescindible que tu equipo sepa el resultado de su trabajo y de sus acciones; y en caso de que esos resultados no sean los previstos, indagar en alternativas. La transparencia es clave.

4. Trabaja tu autoestima y seguridad

Crear un entorno de seguridad, incluso en momentos de incertidumbre empieza por el tuyo propio.

La seguridad está en tus recursos, habilidades, en todo lo que ya has superado.

Y tu autoestima está más allá de tus debilidades e incluso más allá de tus momentos de flaqueza. Te los puedes (y debes) permitir.

Aceptar la vulnerabilidad como parte del ser humano es crucial en el liderazgo en tiempos de incertidumbre.

5. Tú eres el ejemplo para tu equipo

Todos los cambios que propongas al equipo, debes implementarlos tú primero. Así darás ejemplo y harás que vean que esas modificaciones son posibles.

Y tienes que ayudar al equipo en global y a todas y cada una de las personas que lo componen a afrontar dichos cambios. Cada persona tiene fortalezas y vulnerabilidades distintas y, además, su aportación al equipo puede cambiar en función de los acontecimientos.

Si tú cambias, tu equipo, con tu ayuda, también cambiará.

6. Ofrece recursos, ayuda, medios

Si se deben aplicar nuevos procesos de trabajo que tu equipo desconozca, ofrece la formación adecuada para que no les resulte tan difícil ni frustrante adaptarse a ellos.

En ocasiones es tan sencillo como tutorizar, facilitar la priorización de actividad, o incluso alguna herramienta técnica.

7. Sé ágil

Si algo define a una crisis es la incertidumbre de la situación y de lo que puede acontecer. Por este motivo surgirán, a buen seguro, cambios de todo tipo y tu reacción debe estar en el mismo nivel de rapidez. Para eso sirven las tácticas; acciones breves, rápidas y con resultados alineados a la estrategia.

Es mejor la agilidad que la perfección.

Ten clara la finalidad última, define los objetivos y las prioridades, y ajusta la estrategia conforme a estos. En situaciones inciertas tener el foco claro y actuar de forma táctica puede suponer el elemento decisivo.

El liderazgo no es una cualidad innata.

El liderazgo es una competencia que puede y debe desarrollarse.

Contacta con nosotros


Si quieres que nuestro equipo contacte contigo para conocer de primera mano información de nuestros Servicios relacionados con este tema, puedes dejarnos tus datos aquí:

Artículos relacionados

Tendencias

Montaner y Aticco, una nueva apuesta por el talento en la PYME

¡Empezamos 2024 con una nueva colaboración! Este año arrancamos fuerte con un partnership con Aticco,...

Gestión del cambio Tendencias

¿Cómo integrar a las nuevas generaciones en el ámbito laboral?

En los últimos años, las empresas han estado viendo cómo sacar el máximo partido a...

Tendencias

Retos a los que se enfrentan los profesionales de RRHH este 2024

Sin duda, dejamos atrás un año lleno de cambios y retos, algunos de los cuales...

Selección y Headhunting Tendencias

La dificultad para encontrar talento en 2024

La falta de talento o, más bien, la dificultad para encontrarlo es uno de los...

Gestión del cambio

Nuestros servicios de #teambuilding y eventos crecen gracias a la alianza con ‘d events platform’

Como sabes, en Montaner somos expertos en la gestión del cambio en las organizaciones. Estos...

Selección y Headhunting

El onboarding online versus el onboarding presencial

Los procesos onboarding nacieron con el objetivo final de facilitar la incorporación a la empresa...